Home / Articulos / Saber y saborear

Saber y saborear 2

Ya desde nuestras raíces latinas, saber y saborear son voces con profundas conexiones semánticas que invitan, con espontaneidad, a equiparar sus significados, como sucede, por ejemplo en las expresiones: éste sabe mucho y esto sabe muy bien.

A partir de esas conexiones semánticas, a mí me ha gustado siempre definir la sabi­duría como la capacidad de saborear la vida, la capacidad de disfrutar cada mo­men­to de la misma, la capacidad de apreciar positivamente no sólo sus sabores, en prin­ci­pio, más agradables, sino también aquellos otros que, en un primer momento, pueden re­sultar más fuertes, e incluso desagradables, a un paladar que necesita ir per­feccionándose constantemente hasta percatarse, de alguna manera, que son preci­sa­mente los sabores distintos, y a veces aparentemente contradictorios, los que –aceptados y asumidos con equidad de ánimo y aun con serena alegría– han ido configurando la propia identidad y personalidad.

Situándose en esa perspectiva, sabiduría y felicidad se muestran también como realidades hermanadas. No en vano, los clásicos apodaron beato al sabio. Beato sí, pero con esa beatitud que nace de haber sabido saborear –y asumir con actitud positiva– las experiencias y circunstancias todas –agradables y desagradables– que han ido jalonan­do y siguen jalonando la propia vida.

EPLA, a 17 de octubre de 2017

Juan Antonio Vives Aguilella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Theme developed by TouchSize - Premium WordPress Themes and Websites